miércoles, 11 de febrero de 2009

Sumas y restas en beneficio del medio ambiente


Revisando algunas estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), me enteré que el costo económico que la sociedad tendría que asumir para remediar, restituir o prevenir el agotamiento y degradación de los recursos naturales y el medio ambiente a 2006 ascendía a 903 mil 724 millones de pesos, que representan 8.8 por ciento del PIB.


Lo contradictorio es que los gastos de protección ambiental realizados por el gobierno federal ascendieron a 58 mil 573 millones de pesos, sólo 0.6 por ciento del PIB, por lo que el gasto necesario para mantener el entorno ecológico debería superar 14.4 veces el actual.

De acuerdo con los datos, el quehacer económico dejó costos por la contaminación atmosférica que representan 4.7 por ciento del PIB; le siguieron agotamiento del petróleo con 2.0 por ciento, y degradación del suelo, equivalente a 0.6 por ciento del producto.


Además, los cambios en el volumen de recursos forestales tuvieron un costo de 0.5 por ciento del PIB; y el uso de agua subterránea, residuos sólidos y contaminación del agua de 0.3 por ciento del producto, cada uno.


En 2006 el PIB ascendió a 10 billones 306 mil 839 millones de pesos. Al deducir de la cifra dos tipos de costos: consumo de capital fijo y costos imputados por usos ambientales, resulta el Producto Interno Neto Ajustado Ambientalmente, mejor conocido como PIB Neto Ecológico

Por tanto, deduce 882 mil 688 millones de pesos por consumo de capital, equivalente a 8.6 por ciento del PIB, y 903 mil 724 millones de pesos por costos causados por agotamiento de recursos naturales, es decir, 8.8 por ciento del producto. Esto significa que el PIB Neto Ecológico fue de ocho billones 520 mil 427 millones de pesos durante 2006, esto es 82.7 por ciento del producto nacional.


Sobre el agotamiento de los recursos naturales, el organismo informa que los activos forestales reflejaron una disminución media anual durante el periodo 2003-2006 de 1.1 por ciento. La cifra es resultado de la pérdida promedio anual de unas 260 mil hectáreas de bosques de coníferas y latifoliadas, así como selvas con cobertura vegetal de más de 10 por ciento de la superficie, cinco metros de altura y extensión mayor a 0.5 hectáreas, por actividades silvícolas, tala clandestina, incendios y avance de agricultura y ganadería.

En cuanto a las reservas de hidrocarburos (probadas, probables y posibles) indica que disminuyeron 1.9 por ciento en promedio, durante el periodo de estudio, mientras que en el último año de la serie el decremento fue de 2.2 por ciento.

Esto significa que "de continuar con este patrón de consumo en aproximadamente 28 años se agotaría el recurso en su totalidad", subrayó el INEGI.

Respecto a la disponibilidad del agua subterránea, presentó una tasa media de sobreexplotación de 2.3 por ciento, como resultado del exceso en la extracción del recurso para diferentes usos económicos. La cifra posiciona a México en el lugar 36 a nivel mundial, como uno de los principales consumidores per cápita del recurso (de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua), aunque es menor a los que presentan Estados Unidos y Canadá.

1 comentarios:

paolatinoco dijo...

Estimado y verde amigo, en cuanto a la pregunta que me hiciste, qué pienso del costo que la sociedad debería asumir para restituir o prevenir el agotamiento y degradación de los recursos naturales y el medio ambiente a 2006 ascendía a 903 mil 724 millones de pesos, que representan 8.8 por ciento del PIB, pienso que el dinero que se usa para el rescate de bancos debería ir directo a prevenir este problema ambiental. Y a los bancos que les den pero unas cachetadas.
Gracias por visitarme.
Abrazo,